Josep Lluís Ponce i Guitart, Crítico de Arte


LAURA BENAVIDES LARA

Sin duda alguna, nos hallamos ante una pintura que levanta el ánimo del espectador por su perfección, por sus reflejos y por la utilización sabia de los colores, de acuerdo siempre con la más viva naturaleza que cambia según la situación horaria y la estación meteorológica; lo que quiere decir, que en Laura, hallamos todo lo que una Pintora pueda ofrecernos en sus variedades técnicas: sea en su faceta abstracta como en la figurativa. Su formación en la utilización de los pinceles, resulta ser extraordinaria, buscando paisajes urbanos que representan un gesto paciente del artesano puro, que destila tiempo a un ejercicio extremadamente exigente, donde la autocrítica se encuentra en el libre albedrío, que se nota en cada una de sus pinceladas, consciente y susceptible de una normativa artística consciente. El proyecto con que construye sus trabajos, combina obras originales con otras donde la inteligencia contribuye en su presencia física a facilitar belleza, con lo que consigue superar con nota alta sus dos proyectos técnicos, con una gran dosis de profundidad conceptual. En todo caso, descubre nuevas perspectivas impuestas por la coherencia. Prácticamente esto lo dice todo: una extraordinaria entidad de tópicos porosos, que abarcan un amor incondicional a la pintura y un reconocimiento a lo que ha puesto Dios sobre la tierra y la mano del hombre en el paisaje urbano. Son referentes clásicos que manda al lector más exigente, teniendo en cuenta que dentro de su quehacer sabe expresar las posibilidades, desde un punto de partida figurativa o de arte moderno que viene inspirada por la vista y la inteligencia, que abarcan en toda su grandeza, la generosidad.

Josep Lluís Ponce i Guitart
Crítico de Arte